DESCARGAR LAS OBRAS DEL AUTOR/DESCARREGAR LES OBRES DEL AUTOR

+SABER / +PENSAR / -TEORIA

viernes, 13 de enero de 2012

SOLUCIONES A LA CRISIS I

La crisis nos alcanzó a todos por muy agnósticos que nos creyéramos al respecto. El desempleo general, la subida del IVA con el PSOE y la actual del IRPF con el PP han puesto en evidencia las deudas contraídas por nuestro gobierno a falta de metálico en nuestras arcas estatales, un débito que ni usted ni yo provocamos pero que lo provocó un sistema económico fundamentado en la especulación salvaje que nuestro gobierno permitió en campos como la construcción y los productos financieros liberalizados. Algunos doctos analistas dicen que si hubiera un impuesto de un uno por mil en cada futura especulación, ésta se reduciría un 50% a nivel mundial y con ello desaparecería el riesgo de una nueva crisis venidera. Prueba que tal medida resultaría eficiente ha sido el voto a favor por parte de la UE. Por desgracia tal normativa no resulta vinculante para los Estados miembros ya que éstos pueden hacer caso omiso. Evitar a toda costa que lo que vale algo, no valga una barbaridad, sean terrenos inmobiliarios o productos financieros, es primordial si no queremos hallarnos de nuevo en una trampa económica como la vigente. Es más, engrosar valores que no valen tanto evitaría que unos pocos sin apenas trabajar se enriquezcan rápidamente a costa de una mayoría que pagamos el pato y que sí producimos bienes y servicios para el país. Añadamos que detrás de esas especulaciones no había dinero en metálico, sólo compras a la espera de subidas para volver luego a vender. A falta de gran capital para tales compras se generaron largas cadenas de deudas entre bancos y otros bancos y entre estos, estados y financieras del mundo entero. Las especulaciones son sueños de unos pocos que se han convertido en pesadillas para todos. Hace más de 25 años que las leyes han permitido que esta burbuja financiera se erija en bandera de un capitalismo malentendido y que ahora ha explotado. Va siendo hora que se pare esta inercia tóxica de nuestros mercados económicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario