DESCARGAR LAS OBRAS DEL AUTOR/DESCARREGAR LES OBRES DEL AUTOR

+SABER / +PENSAR / -TEORIA

martes, 15 de noviembre de 2016

45. PEDAGOGÍA versus DIDÁCTICA (EMC)

La Enseñanza Múltiple Contrastada (EMC) implica una innovación y mejora continuas en nuestro sistema educativo. Se han propuesto, en este blog, praxis que funcionan pero se deja el ensayo abierto a otros docentes que quieran añadir las suyas, ¿y qué mayor innovación educativa no es ésta? Los buenos docentes se interesan por las didácticas que funcionan, que conocen a fondo y que se adaptan a sus necesidades. De esta manera eluden ideas teóricas sin comprobar, alejadas de la realidad escolar y fraudulentamente innovadoras. Toda la pedagogía teórica, y como hemos detallado, halla sus orígenes en autores de hace más de cien años. Es decir, que llamarlas innovadoras resulta falaz, confuso y falso. Además toda esa ficticia teoría educatica se fundamenta en preceptos imaginarios, irreales y nada científicos. Ya vimos que la remota pedagogía teórica, con su subordinación del conocimiento al método, no resultó ser una ciencia. Todas sus teorías no hallan demostración alguna ni resultados exitosos, todo lo contrario, la aplicación de las mismas implicó el aumento del fracaso escolar en Estados Unidos, Suecia, Francia y España. Queda claro por lo tanto, que la pedagogía teórica no resultó nada didáctica. En cambio ésta, la didáctica, lleva decenios dando buenos resultados ya que subordina el método al contenido. La Enseñanza Múltiple Contrastada defiende la didáctica ante la pedagogía, es decir, recopila las estratagemas que funcionan desechando las negativas y expandiendo las eficaces, un método del todo innovador ya que poco a poco mejora el sistema de enseñanza adaptándolo a las necesidades de cada presente. Un primer objetivo es el dominio lingüístico del niño. Decía Inger Enkvist que la educación que funciona mejor es la que desarrolla la lengua de un modo sistemático y continuo, algo que en Finlandia llevan aplicando con logros máximos y con el mínimo fracaso escolar europeo. Ya hemos indicado la importancia de la lectura en la más temprana edad para alcanzar el máximo de comprensión lectora. Aunque los humanos no nacimos para leer, sí somos educables en ello. Además, y sin saber leer, jamás se entiende lo que se debe aprender. Cabe recordar que en la antigua Sumeria se empezó a enseñar a leer y a escribir en cuneiforme. Para aprender más de 7.000 símbolos, los aprendices debían estudiar algo más de 10 años con unas 10 horas al día. Hoy en día la importancia en la lectura sigue siendo crucial para vivir en nuestra sociedad llena de manuales, anuncios y órdenes por escrito. De hecho la lectura resulta esencial en el éxito educativo del modelo finlandés. Se sabe que si un alumno no comprende lo que lee pierde motivación en los estudios. Y si su comprensión lectora está bajo mínimos, su escritura va peor sin poder demostrar lo poco que sabe. Sus exámenes y ejercicios, por tanto, son evaluados negativamente, y no por su falta de capacidad, sino por su falta de comprensión lectora. Un escolar así se frustra y ya no levanta cabeza ante los estudios. Por tanto, y si lo primero que un alevín aprende a dominar es su propio idioma, su motivación mejora, su autonomía crece y sus resultados suben. Todo buen docente sabe esto y por ello debe conocer el nivel lingüístico y conceptual del cual parten sus alumnos, algo que averigua con exámenes de nivel o con la información de los profesores del curso anterior. Luego debe impartir conocimientos de manera ordenada de lo más fácil a lo más complejo con disertaciones, esquemas y ejercicios claros, acordes y bien estructurados. Durante las explicaciones debe vocalizar con tranquilidad, sin prisas, con dominio del idioma y con disciplina en el aula. Ya comentamos que muchos docentes noveles padecen de taquilexia, es decir, por culpa de sus nervios e inseguridad hablan deprisa y con estridencia, craso error. Al hablar así transfiere a sus estudiantes tensión e intranquilidad. Lo mejor es dominar la materia para poder hablar despacio dando tiempo a los alumnos en sus observaciones, experimentos y anotaciones. Si uno se siente inseguro cae a menudo en los nervios, el titubeo y la taquilexia. Cabe repetir que una técnica fácil, si se domina la lección, es regalarse pausas moderadas y tomar aire durante las mismas. Eso permite tres cosas, por un lado dar tiempo a los alumnos a comprender anotando, por el otro a relajarles y por último relajarse uno mismo, todo un 3 en 1. En todo ello hay que utilizar un lenguaje rico y diverso para mejorar el vocabulario del alumnado. Hacerles apuntar nuevas palabras es un regalo intelectual. Después de las explicaciones hay que ordenar los ejercicios para afianzar los conocimientos explicados. El orden de éstos debe también seguir la misma lógica que las explicaciones, de lo fácil a lo complejo. Todo educador bien reglado actuará en este sentido sin caer en la ignorancia de su materia, en el desorden durante sus clases y en el caos entre sus alumnos. Al final de todo lo anterior, la evaluación debería responder a tales estructuras y exigir según el currículum del curso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario